Vivir para contar la covid-19

Lugar para opinar sobre cualquier cosa de este maravilloso mundo
admiweb
Site Admin
Mensajes: 18669
Registrado: Dom May 24, 2020 12:59 am

Vivir para contar la covid-19

Mensaje por admiweb »

El último recuerdo de mi hermano Juan antes de entrar en el coma inducido es en urgencias, rodeado de médicos nerviosos. Le pidieron el número de teléfono de un familiar cercano, y tuvo fuerzas y memoria para dar el de su mujer, Pilar. Mientras le explicaban que iban a tener que sedarle, solo alcanzó a escuchar de fondo: “¡Rápido! ¡Rápido! ¡Que se nos va!”. En ese momento su corazón latía a un ritmo incompatible con la vida, a menos del 10% de su capacidad (uno sano lo hace al 60/70%); los médicos no entendían lo que pasaba. Hasta entonces no habían visto un fallo cardiaco en un enfermo de covid-19. Era el 4 de abril, en el punto crítico de la primera ola y los hospitales, incluida la Fundación Jiménez Díaz en el barrio madrileño de Moncloa, trabajaban al límite de su capacidad.Seguir leyendoImagenGUILLERMO ALTARES2 de abril. Juan ya está en casa. Le han dado el alta esta mañana con un cóctel de pastillas de cuidado. Pero está bien y sin fiebre y ahora le esperan, eso sí, 14 días encerrado en un cuarto.ImagenGUILLERMO ALTARES13 de abril. Hoy nos ha tocado un médico más dicharachero y nos ha dicho que va un poco mejor de los pulmones, que el corazón sigue bien y que tiene un poco peor los riñones, pero no creen que haya nada estructural (orina con normalidad), sino que puede ser a causa de toda la porquería que le están metiendo y que van a hacer algo para que filtre mejor las medicinas. El tono de hoy era un poco más optimista, sobre todo porque los pulmones y el corazón sigan sin problemas. ImagenGUILLERMO ALTARES21 de abril. Juan está un poco mejor de la infección y el corazón sigue funcionando sin problemas. Van a dejar pasar otras 24/48 horas (van muy despacio) y quieren entonces empezar a bajarle la sedación a ver cómo responde. Largo, muy largo, pero tenemos la sensación de que avanza poco a poco. Ojalá. ImagenGUILLERMO ALTARES24 de abril. Acaban de llamar. Nos han dicho que sigue estable y que este fin de semana de nuevo será de transición para que siga estabilizándose. Que tengamos mucha paciencia, que son procesos muy lentos. Y que al estar estable por eso nos llaman los últimos. Hoy en el periódico decíamos que la estancia media es entre 20 y 28 días en la UCI. Es muy muy largo... ImagenGUILLERMO ALTARES28 de abril. Hoy nos toca jornada de bache, pero tenemos que mantener el optimismo y confiar en los médicos, que están haciendo todo para que Juan salga adelante. Ha padecido un pequeño empeoramiento respiratorio, le han hecho un TAC torácico y tenía un derrame pleural que le han evacuado y se ha quedado más tranquilo. El resto normal. ImagenGUILLERMO ALTARES30 de julio. Queridos todos/as. Hoy de nuevo tenemos un titular claro: después de 118 días ingresado, 70 de ellos en la UCI, Juan ha salido de la Fundación Jiménez Díaz. Me cuesta utilizar la palabra alta, aunque es la que figura en su informe, porque no le han mandado a casa, sino a un centro de rehabilitación, el hospital de la Fuenfría en mitad de la sierra madrileña, donde seguirá ingresado un tiempo hasta que recupere toda la movilidad perdida en las eternas semanas de la UCI. Juan está bien, aunque le quedan bastantes cosas pendientes, sobre todo que se le cierre por completo la traqueotomía y poder volver a comer. Ser capaz de deglutir también depende de músculos que han estado mucho tiempo dormidos. Está totalmente lúcido, con más memoria que yo, sigue leyendo (esta vez le acompaña el amigo Montalbano), y a veces está bien de ánimo, otras más bajo. Son muchas semanas de hospital y la incertidumbre pesa mucho. Los médicos son optimistas en cuanto a su recuperación, pero todo va muy lento, desesperadamente lento para él, sobre todo la mano derecha. La izquierda ha ido mucho más rápido. Ahora lo que necesita es mucha recuperación muscular y que los nervios vuelvan a activarse. Hoy, en medio del bello paisaje de la sierra madrileña, entre el olor a pino y jara, y el silencioso y persistente viento, ha superado una etapa muy importante. Un abrazo y muchas gracias de nuevo por vuestro cariño.

Responder