Hubo un tiempo, no muy lejano, en el que la Real Sociedad competía para mantener la categoría en Primera División, y era una suerte el año en que por cosas bien hechas se llegaba a jugar en el viejo continente. Años, no muy lejanos, en los que incluso tuvo que pasar un par de temporadas por las cálidas jornadas de Segunda, y ya no hablemos de la Copa, donde equipos de dos y tres categorías inferiores hacían que un equipo profesional pareciera uno de juveniles (con toda mi admiración a todas y todos los jugadores de esa categoría). 
source

About The Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *