Una vez celebrada la Gala de la Federación Guipuzcoana de Fútbol y la Asamblea, con la que se da carpetazo al curso, ¿qué balance hace de la temporada?

En cuanto al desarrollo deportivo, ha sido un año muy bueno. Todas las competiciones están consolidadas y hemos tenido un incremento importante de licencias y de participantes gracias, sobre todo, a la pujanza del fútbol femenino, donde seguimos siendo referentes a nivel estatal. Los incidentes de campo han disminuido a la mitad, a pesar de que ha habido tres o cuatro más mediáticos, gracias también al programa que hemos puesto en marcha en la categoría cadete. Esto quiere decir que los padres y los jugadores cada vez están más concienciados de la labor formativa en el fútbol y eso lleva a que los comportamientos vayan normalizándose. Estamos muy satisfechos. 

Comenzando por la punta de la pirámide del fútbol guipuzcoano, ¿qué valoración hace de la temporada de una Real Sociedad que ha disputado la Champions, que sólo una tanda de penaltis le privó de la final de Copa y que ha vuelto a clasificarse, por quinta vez consecutiva, para disputar una competición europea?

La marcha de la Real, para ser más objetivos, hay que analizarla mirando a los últimos años. La temporada ha sido muy buena y le faltó la final de Copa, que estuvo muy cerca. Algo que sí jugaron las chicas. Para ser más justos por el club, hay que mirarlo echando la vista atrás, con unos años excelentes. La Real se ha convertido en un referente a muchos niveles. Y esta ha sido la temporada de su confirmación. Seguro que sigue deparando muchos logros importantes. 

“La Real se ha convertido en un referente a muchos niveles y esta ha sido la temporada de su confirmación. Seguirá deparando logros importantes”

Con el Eibar, sin embargo, queda una sensación agridulce por quedarse, por tercer año seguido, a las puertas del ascenso a Primera División en el ‘play-off’.

El Eibar, como club, ha tenido un año espectacular con varios ascensos en su cantera. La pena ha sido quedarse a tan sólo un punto del ascenso directo y luego no tener ya energía en el play-off. Ha sido un final de temporada duro y cruel. La parte positiva es que conocemos la valía de sus dirigentes y de su afición y no se van a rendir, por lo que estamos seguros de que van a volver a presentar un proyecto de nivel para pelear por el ascenso. Pero ha sido un mazazo y hubiera sido la guinda para el fútbol guipuzcoano.

Fútbol femenino

En lo que a los equipos femeninos se refiere, la Real, con la final de Copa, y el Eibar, con su exitosa permanencia en la elite, en Gipuzkoa se goza de una buena salud.

No somos conscientes de ello y creo que la afición guipuzcoana no valora lo suficiente lo que supone que en una provincia de 700.000 habitantes tener dos equipos de 16 en la máxima categoría. Es algo que nos coloca como auténticos líderes en esta faceta. Además, hemos jugado una final de Copa y el Eibar ha conseguido la permanencia con absoluta solvencia siendo un equipo novato. Es un momento para disfrutar. Es algo envidiable. Me gustaría que la sociedad guipuzcoana y sus aficionados lo valorasen.

Además, Gipuzkoa, en proporción a su población, es la que mayor número de licencias tiene.

Este año ha subido un 10%. Tenemos 4.400 licencias femeninas. Sólo Gipuzkoa tiene más licencias que comunidades autónomas enormes y es fruto de un trabajo que aquí se desarrolla desde hace décadas. Cada vez tenemos más niñas y más equipos y la pirámide es muy joven porque muchas de ellas lo descubren en edad escolar y luego se quedan.

Polémica con la captación de menores

En el fútbol base existe la polémica de la política de captación del Athletic de jugadores de corta edad en Gipuzkoa que incomoda a la Real Sociedad.

Lo que tenemos que repensar y reflexionar es sobre la aplicación de nuestro modelo. Nuestra filosofía es adecuada y da un rédito enorme al deporte en general y creemos que está muy bien visto por la sociedad guipuzcoana. Lo que ocurre es que hay muchas estructuras profesionales que se han dado cuenta de que Gipuzkoa es un caladero apreciable para captar talento y cada vez se hace a edades más tempranas. Ante esto tenemos que repensar la aplicación del modelo para que nadie tenga la tentación de irse porque juega más partidos en el territorio de al lado. Con unos pequeños retoques, que tampoco atentan contra la filosofía de nuestro sistema de deporte escolar, estaremos en mejores condiciones de intentar frenar esa política de mercadeo de niños de tan corta edad.

“Hay muchas estructuras profesionales que se han dado cuenta de que Gipuzkoa es un caladero apreciable para captar talento”

¿La normativa existente en Gipuzkoa, sin que haya competiciones por debajo de infantiles, perjudica, en este sentido, a la Real?

Evidentemente, hay padres que piensan que el sistema debería ser mucho más abierto y liberal en cuanto a jugar muchas más jornadas o entrenar desde edades más tempranas. Nosotros pensamos que hay algunos aspectos que si los retocamos podríamos mejorar la posición de los deportes de equipo respecto a los intentos que vienen de fuera por captar nuestro talento y que no pondrían en tela de juicio la filosofía de nuestro sistema, sobre todo centrándonos en el alevín de segundo año, que es donde pensamos que está el quid de la cuestión. Es una edad que pensamos que podríamos trabajar de otra manera, ser más ambiciosos en cuanto al número de partidos que se puedan jugar… Pero lo que nos importa es que los niños y niñas de la misma edad tengan la misma oportunidad de practicar el deporte que quieren. Serían retoques porque un sistema de absoluta liberalización creemos que no sería bueno para el deporte guipuzcoano en general.

¿Que la Real vaya a competir en la Liga de Infantil Txiki con jugadores alevines, bajo una autorización de la Diputación de Gipuzkoa porque su normativa no lo permite, qué opinión le merece?

No puedo opinar porque no tengo ninguna información oficial al respecto y porque la Federación no ha estado en este tipo de conversaciones. Nos ha extrañado haberlo conocido por la prensa y no haber sido partícipes porque en el diseño del fútbol escolar la Federación debe tener un papel protagonista y de liderazgo.

Manu Diaz, en el interior de la sede de la Federación Guipuzcoana de Fútbol, ubicada en los bajos del estadio de Anoeta. Ruben Plaza


Por otro lado, Anoeta/Donostia ha sido incluida como sede en la candidatura del Mundial 2030. ¿Qué significa esto para Gipuzkoa?

Un Mundial, por la dimensión actual que tiene el fútbol, que es seguido por millones de personas, es un acontecimiento extraordinario y que la designación definitiva de Donostia/Anoeta, y de Gipuzkoa por extensión, como sede del Mundial nos colocaría en el mapa mundial del fútbol en un lugar de privilegio. La sede es una apuesta claramente ganadora y sólo imaginarnos tres o cuatro partidos aquí, con todo lo que significa, recibiendo gente de todo el mundo, ser protagonistas de un acontecimiento de este nivel, pues nos emociona. El trabajo que ha hecho, sobre todo, la Real Sociedad, acompañada por las instituciones, Diputación, Ayuntamiento, Gobierno Vasco y por nuestra Federación, ha sido excepcional. 

¿Peligra la candidatura por los líos de la Federación Española? ¿La FIFA podría echar atrás el proyecto?

No, en absoluto. Un Mundial de fútbol va mucho más allá de nuestro deporte; es una cuestión de estado. Y ahí juegan otros actores. No tengo duda de que no va a hacer cambios.

Lío en la Federación Española

Siguiendo el hilo de la Federación, ¿cómo se encuentra la situación del ente del que usted ha sido vocal tras la marcha de Luis Rubiales y varios de sus colaboradores a raíz de lo sucedido en el Mundial femenino?

Lo cierto es que estamos decepcionados con lo que ha sucedido en los últimos meses. Se está perdiendo una oportunidad histórica de realizar cambios en un sistema que es arcaico y que ya no tiene ninguna razón de ser. La Federación Guipuzcoana y otras ocho optamos por otro tipo de actuación y estamos desencantados. Han cambiado personas, pero el sistema de gobernanza es el mismo. Y las Federaciones que nos significamos tras el Mundial femenino estamos pagando muy caro aquello. 

“Las Federaciones que nos significamos lo estamos pagando caro; en la Española han cambiado personas, pero el sistema de gobierno es igual”

Concretamente, firmó con otros presidentes de territoriales un manifiesto desmarcándose de la Federación Española de Fútbol.

Nosotros queríamos que se profundizara en los cambios prometidos y que la Federación sea una entidad de la que la sociedad pueda sentirse orgullosa. Y no vemos más que tics del pasado en esta Federación y no hay nada que nos anime a pensar que la cosa vaya a cambiar.

Además, Rocha forma parte de los investigados por irregularidades en el contrato de la RFEF para la celebración de la Supercopa en Arabia Saudí y también es objeto de un expediente disciplinario por parte del TAD por “haberse extralimitado en sus funciones como presidente de la gestora”, por el que podría ser inhabilitado.

Ahí, como persona con formación jurídica, soy respetuoso con la justicia y no quiero que nadie sufra por estos temas. Espero que no haya ningún tipo de condena o repercusión a nivel personal. Podemos ser críticos con la gestión, pero somos empáticos con la situación de las personas porque hay una presunción de inocencia que, para mí, es sagrada. Y deseo, de verdad, que nadie resulte imputado ni condenado. Desde luego, nuestra crítica nunca va a ir por la parte judicializada de esta historia. Nosotros creemos en otro modelo de gestión.

¿Pero piensa que con la marcha de Rubiales y los demás miembros de la Federación Española se ha acabado con el problema que había o aún debe continuar la limpia?

No, en absoluto. A mí me preocupa el sistema y la manera de gobernar. Cómo se dirigen a las personas, en base a qué, cómo se gestiona el poder, cómo se aleja de cualquier tipo de foro de decisión a quien opina diferente o a quien tiene otra visión aunque sea constructiva… Es la parte que yo creo que no evoluciona. 

¿Usted se postularía para liderar un nuevo tiempo en la Federación?

No, no. Mi compromiso está en casa. Ni se me ha pasado por la cabeza. Si algún día necesitan algo de mí, si hay una manera de gobernar que nos convenza y que de paso sea buena para el fútbol guipuzcoano, pues evidentemente estaré dispuesto a colaborar, como siempre lo he estado.

Casos de violencia en el fútbol guipuzcoano

En otro orden de cosas, en su balance ha comentado que se han aminorado los casos de violencia en los campos guipuzcoanos tras las medidas que pusieron en marcha.

Sí, así es. Es casi una obsesión por nuestra parte y desde hace unos años tenemos la suerte de que cualquier circunstancia negativa se viraliza rápidamente y tiene una resonancia importante, con lo que sirve a la sociedad para identificar los comportamientos inadecuados y nos exige a nosotros ser más contundentes. Estamos contentos de la evolución, pero cada vez que sucede uno de estos episodios esta evolución vuelve a poner el contador a cero y tenemos que trabajar para que no vuelva a ocurrir.

“Como Federación no debemos limitarnos sólo a organizar 11.000 partidos al año y mover 24.000 personas cada fin de semana”

Usted expresó su “preocupación” por la situación generada tras la detención de un supuesto agente de jugadores que traía engañados al Estado a jóvenes colombianos, entre otros, a clubes de Debagoiena. ¿Qué ha sucedido con este asunto?

Es un tema judicializado y vamos a ver en qué terminan las diligencias, pero nos tiene que servir de llamada de atención a la sociedad. Se están dando estos abusos, de situaciones que buscan el beneficio a costa del más desprotegido. Hay mucha gente que nos pide que seamos mucho más cautelosos en cuanto a la concesión de licencias a chicos que vienen de otros países, pero nosotros seguimos pensando que el fútbol es una herramienta fantástica para la integración de la gente que viene aquí a trabajar y vamos a seguir intentando que no tengan demasiadas trabas para que practiquen su deporte favorito. Eso sí, nos sirve también para estar más atentos y colaborar con los clubes y con la Ertzaintza para que se puedan identificar a estos desalmados.

¿Qué más le queda por hacer como presidente de la Federación Guipuzcoana de Fútbol?

Cuando una directiva tiene una vocación social clara, van surgiendo retos. Tenemos muchas futbolistas, pero nos falta tener más directivas, más árbitras… Hay que hacer que la mujer llegue a todos los estamentos del fútbol. Debemos tener también un plan claro de hacia dónde va el fútbol en las edades formativas y para eso los clubes y las instituciones tenemos que ser valientes y afrontar el futuro conociendo lo que está pasando con la captación en edades tan tempranas, con gente que sigue a los niños de 6 y 7 años hasta en los colegios. Además, hay que intentar que se escuche nuestra voz en la Española a pesar de que cada vez estamos arrinconados por haber defendido una posición coherente y valiente, pero no tenemos que rendirnos. En definitiva, hacer más cosas de lo que hace una federación normal y no limitarnos a organizar 11.000 partidos al año y mover 24.000 personas cada fin de semana. Queremos aportar algo más a la sociedad.

source

About The Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *