En esta segunda parte de la entrevista, Kortajarena repasa la ilusionante actualidad y el fenomenal momento de su admirado primer equipo txuri-urdin.

Dice que es de la Real a muerte de toda la vida.

Sí, socio desde los 2 años. Ahora voy con mis amigos de Oiartzun a la grada Aitor Zabaleta. Súper a gusto, de pie, saltando y animando. Y mientras pueda voy a seguir yendo. 

¿Su primera Real y sus ídolos quiénes eran?

Más que de Xabi Alonso, me acuerdo de Aranburu, Karpin, Nihat… Y bueno, los Agirretxe y demás.

¿Cómo ve al primer equipo? 

Muy, muy bien, mejor que nunca de lo que he vivido yo. 

Les ha visto trabajar muy cerca.

Sí, para mí siguen siendo ídolos y cambia hasta el sonido del golpeo con el balón cuando entrenan. Tienen un nivel increíble. No hay más que verles competir. Estoy con muchas ganas de disfrutar con la Champions, el grupo que toca y puede ser el año de clasificarnos y a ver. 

¿Cómo fue su contacto con Imanol?

He tenido muy poco. Una mañana en pretemporada iba a entrenar y me dijeron que por la tarde jugaría el amistoso contra el Toulouse. Me fui a casa casi llorando de la emoción. Y luego ahí estaba, cambiándome al lado de mis ídolos, que fue lo que más me impresionó. Cualquier socio pagaría por vivir algo así, y yo soy uno de ellos y lo estaba disfrutando. En el campo se me pasó un poco esa sensación que no se paga con dinero.

Qué le gustaría tener de cada uno… Urko.

Cómo filtra pases, sus controles y su planta.

Guevara. 

La inteligencia. Sin tener tantas cualidades como otros, sin ser rápido, ni fuerte físicamente, siempre está en el sitio y lo hace bien. Es un ejemplo.

Zubimendi.

El mejor. Lo hace todo bien. Jugué un partido con él. Ha crecido muchísimo. Este año ha explotado, siempre aparece donde el equipo lo necesita, incluso llega y remata.

Merino.

Es brutal. Lo potente que es, su zurda, su juego de cabeza, cómo llega…

Turrientes. 

La rapidez y electricidad que tiene. Con él he jugado más y su golpeo en largo es impresionante.

¿Preocupa en el Sanse que con la Champions el protagonismo de la cantera pueda tender a disminuir.

Sí que se comenta. No es lo mismo subir a una Real de Champions que a una Real de mitad de tabla. Es más difícil. Muchos de los que parecían que estaban a las puertas decían cómo voy a subir ahora que tienen nivel Champions. Dar ese salto se ve como más difícil, pero, bueno, por lo que parece, alguno lo va a conseguir. También van a hacer algunos fichajes más, como en los últimos años. Por ejemplo, mira la delantera, si vuelve Sorloth, con Carlos, Sadiq y él, no hay más sitio. Los extremos en la mediapunta también. Se ve como más complicado, pero siempre estará el sueño de lograr triunfar. 

Ha elegido el camino largo, pero imagino que no cerrará las puertas a la Real.

No, nunca se las voy a cerrar. Ojalá me salgan muy bien las cosas y pueda volver algún día. Yo no cierro las puertas a ningún equipo. Si es la Real, mucho mejor. Mi sueño sigue en pie, ahora lo veo un poco más difícil, pero imagina que con 27-28 años puedo volver. Sería lo más.

source

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *