La exitosa era en la que vive inmersa la Real Sociedad está marcada, lógicamente, por los resultados y por los logros deportivos del equipo txuri-urdin. Sin embargo, tras los números y las estadísticas se esconde una actitud ante la competición, factor difícilmente tangible pero que, a la larga, termina marcando la diferencia. Si algo define a la escuadra de Imanol Alguacil es lo ambiciosa que se muestra cuando encara retos, y el de esta tarde en el Benito Villamarín es de los importantes. Poco importa que Europa y la Conference ya estén aseguradas tras la victoria del jueves contra el Valencia. Poco importan el cansancio acumulado durante una semana de locos y las lesiones de futbolistas clave que azotan al plantel. El conjunto blanquiazul se planta hoy en Sevilla con hambre de más, con hambre de sexta plaza, Y si lo de hace tres días suponía un match-ball para garantizar al menos un pasaporte, la visita al Real Betis lo es para elevar la categoría del mismo.

Las cuentas resultan claras. Si la Real gana hoy a su único rival directo, se clasificará de forma matemática para la próxima Europa League. Si empata, mientras, afrontará de mano la última jornada, obligando entonces al propio Betis a ganar en todo un Santiago Bernabéu. Y si pierde, finalmente, se verá abocada a firmar una carambola nada imposible en la jornada final: triunfo en Anoeta ante el Atlético y derrota verdiblanca en Chamartín. Estas son las cuentas, pero seguro que Imanol y los suyos no miran a las mismas, y sí a la realidad puramente deportiva de un encuentro que encaran con cuatro ausencias por lesión. Se qudaron ayer en tierra Aihen Muñoz, Igor Zubeldia, Martin Zubimendi y Carlos Fernández, mientras la novedad de la jornada residió en el regreso de Javi Galán a la convocatoria.

A partir de ahí, con lo que tiene, Imanol deberá mirar hoy al estado físico de los disponibles para terminar de configurar un once que, en cualquier caso, parece bastante claro, vistas las pistas ofrecidas en el último encuentro. Traoré, Brais, Oyarzabal y Becker, suplentes contra el Valencia, ingresarían en un equipo inicial con posibles novedades adicionales. El propio Galán como lateral izquierdo, en función de la carga acumulada por Tierney, significa una alternativa, igual que la continuidad de Zakharyan en el once, aunque esta vez como extremo. Barrene terminó renqueante del tobillo el último duelo, Kubo disputó los 90 minutos, y no hay más posibilidades para un hipotético tridente de ataque, de ahí la baza del futbolista ruso.


El rival

Si la Real cuenta con bajas, la nómina de ausentes en el Betis resulta aún mayor. Manuel Pellegrini no puede contar con Bartra, Bakambu, Chimy, Pezzella, Ruibal, Guido e Isco. En total, siete ausencias para un equipo que puede configurar aun así un once más que competitivo. Los verdiblancos, a diferencia del equipo txuri-urdin, pueden verse aún alcanzados por el Villarreal, de ahí que encaren la lucha por la sexta plaza mirando también por el retrovisor. Su average particular con la escuadra de Marcelino está empatado, y el general marcha ajustado, aunque con ventaja andaluza.

source

About The Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *