El dato había pasado ciertamente desapercibido, hasta que el mismo Imanol Alguacil lo destapó durante una de sus comparecencias públicas en Vigo. “De nuestros últimos doce partidos, solo hemos jugado dos en Anoeta”. Obviamente, estaba en lo cierto. La serie a la que se refería arrancó en El Sadar contra Osasuna el sábado 2 de diciembre y concluyó en Balaídos contra el Celta el pasado martes, computándose así los mencionados doce partidos, con las visitas de Betis (17 de diciembre) y Alavés (2 de enero) como únicas estaciones caseras. A nadie puede extrañarle, así, que la Real Sociedad agradezca sobremanera jugar como local, esta tarde contra el Rayo Vallecano. Va a necesitar más que nunca el apoyo de su gente.

Porque “la Copa mola”, que diría aquel, pero también desgasta si vas superando eliminatorias, como felizmente ha sido el caso. Málaga, Pamplona, Galicia… El equipo txuri-urdin ha acumulado rondas superadas en enero, y también lesionados y tocados. El rival de hoy, mientras, cayó hace diez días en los octavos de final, en el campo del Girona, y ha disfrutado de una semana limpia para preparar un partido que comienza a analizarse a partir de todas estas circunstancias. Luego debe emerger ya el valor que ha permitido a la propia Real mantenerse en pie durante el período en cuestión, una competitividad a prueba de bombas que le mantiene siempre cerca del resultado, juegue quien juegue y falte quien falte.

Tras dos duros partidos en Balaídos y con varios futbolistas entre algodones, había expectación ayer por conocer la convocatoria y el parte de guerra en boca de Imanol, durante la rueda de prensa de este. Las noticias en este sentido resultaron agridulces, pues el técnico recupera respecto al martes a Álvaro Odriozola pero pierde por lesión a Aritz, tocado en un dedo del pie. La baja del beasaindarra se suma a las de los también lesionados Aihen, Tierney, Barrene y Carlos; a la del sancionado Merino; y a las de los internacionales Traoré y Kubo. En total, ocho ausencias que palía en parte la otra gran novedad de la convocatoria, Javi Galán, cuya posible titularidad hace dudar a Alguacil.


Esa y la de Zubimendi, que jugó muy justo los cuartos de Copa, significan las grandes incógnitas de una alineación que, todo sea dicho, tampoco resulta muy clara por lo demás. Remiro bajo palos, Aramburu en un lateral, Zubeldia y Le Normand en el eje de la zaga, Turrientes en la media y Sadiq arriba parecen tener sus plazas aseguradas. A partir de ahí, asumiendo también que hay futbolistas cuyo verdadero estado físico se desconoce de puertas hacia afuera, podrían darse múltiples combinaciones. Decidirá el entrenador en función de la información que tenga, del adversario y del tipo de partido que plantee.

El rival, un Rayo de más a menos durante la temporada, no lo pondrá sencillo hoy en Anoeta, pese a su mala racha reciente. Llega sin los internacionales Bebé (Cabo Verde) y Pathé Ciss (Senegal). También sin el sancionado Álvaro García, y con Raúl de Tomás en boca de todos, dado el presunto interés del Betis en incorporarle ya mismo. 

source

About The Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *