La Real Sociedad denunció insultos a Remiro en Getafe

0

La Real Sociedad dijo basta y denunció en el mismo Coliseum ante LaLiga los insultos que recibió Álex Remiro por parte de un sector de la afición en el duelo de Getafe el domingo. Al meta le llamaron en repetidas ocasiones “marica” y “etarra”. Este último improperio se repite habitualmente cuando los blanquiazules juegan a domicilio fuera de Euskadi y especialmente en la Comunidad de Madrid. 

En la hemeroteca queda la imagen que muchas veces ha intentado borrar o enterrar la afición atlética de Griezmann señalándose la ikurriña de su brazo después de marcar un gol en Getafe en respuesta a los cánticos ofensivos que estaban recibiendo desde el mismo fondo de siempre en un 0-4 en 2011.

Impresionante repercusión a una minoría raquítica

En el club están impactados por la impresionante repercusión que han tenido los cánticos de una minoría raquítica de sus aficionados que entonaron al término de la primera parte “Greenwood, muérete” y “Greenwood, eres un violador”, y que en ningún momento fueron secundados por el resto de hinchas blanquiazules. Es más, algunos de los presentes, consultados por este periódico, reconocieron que ni se enteraron de que le estaban faltando al inglés. 

Lo que desgraciadamente no sorprendió a nadie fue la resonancia inmediata que adquirieron estas descalificaciones en los medios madrileños y el altavoz que le dieron varios periodistas de postín. Son los mismos a los que, casualmente, les suele fallar el oído, las imágenes o los sonidos cuando a los vascos les llaman etarras o asesinos de forma repetida y continuada. 

Cánticos de nuevo contra Aitor Zabaleta

O, lo que es más grave, que, como tantos atléticos en la grada, miraron a otro lado cuando en el Calderón entonaban los vomitivos: “Por eso yo voy a pinchar al guarro de la Real”; “No nos engañáis, Aitor Zabaleta era de Jarrai” o “Aitor Zabaleta era de la ETA”. Este mismo martes en GolTv han vuelto a incidir en el tema e incluso recordaron, para más inri, que en Anoeta también se entonaron en el partido de la primera vuelta (pasaron casi inadvertidos para el resto del estadio donostiarra).

Pero lo más sangrante llegó de forma inesperada en El Día Después de Movistar Plus, ese programa que llegó a ser un referente de la jornada para muchos hinchas, cuando emitieron las imágenes, en las que se vio perfectamente que no eran más de quince los aficionados que faltaron a Greenwood y al acabar el vídeo el archiconocido Carlos Martínez no midió bien o metió la pata de forma incomprensible al comparar los cánticos con los que denunciaba a la parroquia txuri-urdin con los ofensas contra Aitor Zabaleta en el Calderón y en el Metropolitano.

“Una afición la de la Real Sociedad que muchas veces se ha quejado de que, por ejemplo, en el campo del Atlético de Madrid se saca el tema de Zabaleta con la gravedad que eso conlleva. Quiero decir que esto no es una cuestión de graduación, es una cuestión de que tenemos que ser conscientes de que en todos lados cuecen habas y que es un problema colectivo el que tenemos en el fútbol español”, fue su intervención literal. 

La Real debería pedir explicaciones

Todos en la mesa asintieron y secundaron sus palabras y la presentadora, Noemí de Miguel, sentenció con un “es entrar en el tú más”. Unas palabras dignas de ser denunciadas por la Real y de incluso solicitar una disculpa pública. Habría que recordarles que la comparación es simplemente abismal e inadmisible por la simple razón de que nunca emitieron los cánticos esos del Frente Atlético a los que se refiere. Y porque jamás se han hecho eco de los insultos que reciben los vascos en Madrid (no solo la Real, los demás también). 

Y lo más grave, ¿cómo puede ser comparable cuando a Aitor le asesinaron a las puertas del estadio los ultras que promueven esos cánticos y durante años el resto de la grada no les reprochó nunca nada mientras en el fondo de su campo se mancillaba la memoria del aficionado txuri-urdin más icónico? Cuando menos impresentable y deleznable pensar que no existen apenas diferencias entre un caso, el de Greenwood, y el de Aitor Zabaleta, que es, si no la mayor, una de las grandes vergüenzas de la historia de nuestro fútbol. Lo dicho, confiemos en que la Real mueva ficha porque el asunto es lo suficientemente grave y ofensivo.

La defensa de Bordalás

Como era de esperar, quién sí defendió a capa y espada en la sala de prensa a su jugador fue José Bordalás: “Es inaceptable sea quien sea el jugador. No es la primera vez que nos ha ocurrido con Mason. Se tienen que tomar medidas igualmente, como pasó en el último partido con el Sevilla. Es inaceptable, hay que tomar medidas muy serias”.

Tampoco se puede olvidar que en la anterior jornada como local, en el Getafe-Sevilla, se escucharon por una parte de la grada local gritos de “mono” y “vienes del mono” (curioso cántico que dice mucho del que lo pronuncia) contra Acuña y, lo que es mucho más sangrante, de “gitano” contra Quique Sánchez Flores, a pesar de ser uno de los técnicos con mayor éxito en el Getafe

El Comité de Apelación de la Federación Española de Fútbol estimó el recurso presentado por el Getafe y revocó la sanción del cierre parcial de la grada del Coliseum dictaminada por el Comité de Competición por los insultos racistas que recibió el jugador del Sevilla Marcos Acuña. Sin duda umuy buena manera de seguir dando ejemplo y luchando contra el racismo. 

LaLiga enviará un escrito de denuncia al Comité de Competición para que dicte resolución sobre los cánticos efectuados por el minoritario sector de la afición txuri-urdin, ya que, como suele ser habitual, la abrumadora mayoría no generó ni el más mínimo problema y no dejó de apoyar a su equipo. 

Este miércoles se conocerá si este organismo ha comunicado también la denuncia realizada por parte del club realista, que está muy cansado ya de esta doble vara de medir con su parroquia y la de los rivales y de las denuncias de los distintos periodistas y medios que, por su reincidencia, todos sabemos muy bien de qué pie cojean…

source

About The Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *