La repetición del partido: cuestión de agresividad (ofensiva)

0

Más allá de la frustración que nos generó lo incontrolable, dolió mucho la derrota, también en lo estrictamente deportivo. Sí, enfrente estaba todo un Atlético de Madrid. Sí, el partido se jugaba en el fortín del Metropolitano. Pero el cronómetro marcaba el minuto 85 y el 1-2 parecía más cercano que ese maldito 2-1 a la postre convertido por Griezmann. Sosa y poco acertada con balón, la Real Sociedad se había quedado más que a medias durante una primera parte para olvidar. Chisposos y con otro ritmo después, los de Imanol reaccionaron para merecer el empate y acercarse al triunfo. Qué pena.

Pocas sorpresas con el planteamiento colchonero. Algún amago inicial de presión alta que los nuestros burlaron con eficacia. Repliegue posterior ofreciendo salida por fuera y yendo luego a banda a apretar con Llorente o De Paul, corrigiendo detrás el central de ese costado a por Merino o Brais. Y frente de ataque de tres futbolistas (o cinco si subían los carrileros) sumándose el propio Llorente a la ecuación ya de por sí peligrosa que formulaban Griezmann y Morata. Los pases poco tensos de Zubeldia y Le Normand a Traoré y Aihen no significaron el comienzo de nada. Y la profundidad del interior madrileño, mientras, sí amenazó con agredir a una escuadra txuri-urdin que igualaba numéricamente metiendo atrás a Zubimendi. Sufrieron los blanquiazules cuando les tocó correr hacia Remiro. Sufrieron igualmente cuando el pivote donostiarra ocupaba su zona natural y se dibujaba en la línea defensiva una inferioridad de cuatro contra cinco: Traoré salió en la foto del gol, pero el desajuste resultó previo y pareció nacer en la parcela central.

Imanol achacó la evidente mejoría posterior a una cuestión de atrevimiento. Él sabe mejor que nadie por qué al equipo le cambió así la cara tras el descanso. Lo que se apreció desde fuera habla, más bien, de una mayor agresividad ofensiva durante la segunda mitad, circunstancia determinada por circulaciones de balón más veloces y por envíos siempre intencionados, bien tocados, con la portería de Oblak como objetivo final. Los laterales, lejos de atraer a sus teóricas marcas, entregaron rápido el esférico y doblaron. Kubo y sobre todo Barrene, desconocidos antes, comenzaron a divertirse, viendo también que Lino y Molina llegaban más tarde a la presión. Y los hombres interiores arrancaron a disfrutar recibiendo los servicios fuera-dentro de los extremos. Salió cruz como pudo salir cara, pero la Real vino a decir, mediante 45 minutos notables, que sus actuaciones previas contra Real Madrid, Inter y Salzburgo, los otros tres rivales Champions del curso hasta la fecha, no habían respondido a la casualidad. A partir del día 21, más y seguro que mejor. 

1- LLORENTE, UN ‘PUNTA’ MÁS. El Atlético ya se había empleado así ante el Feyenoord y repitió con la Real. En fase ofensiva, lanzó a Llorente a una línea de ataque (Morata-Griezmann) a la que en muchos lances se sumaban también los carrileros (imagen: vanguardia de cinco). Ajustaron los txuri-urdin retrasando a Zubimendi, pero costó contener las acciones que cogieron al donostiarra en posición de pivote, entre ellas el 1-0.


2- SIN TENSIÓN EN ATAQUE. La discreta primera parte realista respondió también a cierta falta de agresividad ofensiva. El 5-3-2 atlético defendía como habitualmente, tapando dentro (Koke con Zubimendi) y permitiendo salir por fuera (laterales libres). Un interior (De Paul a Traoré) caía luego a apretar en banda, el central de ese costado corregía (Hermoso a por Brais) y el carrilero (Lino) se beneficiaba de las ayudas cercanas para defender a su extremo (Kubo).


3- DOS MARCHAS ADICIONALES. El equipo mejoró tras el descanso desde una actitud más atrevida a la hora de atacar. Tras rápida circulación previa desde la derecha, el pase de Le Normand, pese a estar Aihen libre, va directamente a Barrene, y el lateral navarro acompaña doblando al extremo, mientras Merino dibuja un apoyo retrasado. Ni Azpilicueta llega al 8 ni Llorente al propio Aihen, y Molina también concede metros a su par.


source

About The Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *