Por qué sufrió la Real Sociedad (y cómo lo corrigió): la repetición del partido contra el Sevilla

0

Sí, sufrimos este domingo en Anoeta, aunque lo hicimos de dos formas muy distintas. Lo del largo descuento fue, más que nada, una cuestión de inquietud y de incertidumbre: el equipo no estuvo fino contra nueve, se mostró nervioso y tendente al error, y todos éramos conscientes ahí de que semejante superioridad numérica no te libraba de encajar gol en cualquier rebote o envío directo. Mientras, se había dado antes otra fase, mediada la segunda mitad, en la que la Real Sociedad sí había padecido con todas las de la ley, dicho sea esto como mera constatación de la realidad y no en calidad de crítica. Al fin y al cabo, analizamos aquí una competición de primerísimo nivel en la que todos los rivales tienen la capacidad de dificultarte las cosas, incluido un Sevilla que no atraviesa su mejor momento pero que se las arregló tras el descanso para igualar el partido desde la pizarra. ¿Cómo lo hizo Diego Alonso?

Las imágenes adjuntas ilustran cómo el técnico uruguayo supo hallar algunas rendijas en la estructura que adoptaba la Real a la hora de presionar. Su equipo lo aprovechó para recortar distancias y para acercarse incluso al empate. Pero el movimiento táctico de Imanol modificando el dibujo defensivo de los suyos enseguida cortó el grifo a los hispalenses, mucho menos dañinos durante los últimos 20 minutos, casi 30 con la prolongación. Del encuentro en general me quedo con ese registro de robo alto y contragolpe que tantos estragos está causando en los adversarios (minimizó de inicio al Sevilla). Me quedo también con el trabajo de la línea defensiva durante la primera parte, expuesta a las carreras al espacio de los rápidos atacantes rivales pero sin concederles ni media. Me quedo con que la mala gestión del once contra nueve final resultó más comprensible de lo que parece, porque se produjo en un momento de los partidos en el que pesa más la cabeza que las piernas. Y me quedo finalmente con que la palabra equipo, escrita en mayúsculas, se ajusta perfectamente a lo que es esta plantilla.

Sin actuaciones grandilocuentes de esas que llaman la atención, Aihen ha suplido la ausencia de Tierney convirtiéndose en uno de los mejores laterales de la Liga y de la Champions. Oyarzabal no puede ser titular un día y Sadiq, rodeado de teóricos titulares, se marca su actuación más destacada como txuri-urdin, demostrando todo lo que puede aportar a futuro. Y luego está lo de Take Kubo, un futbolista cuyo análisis cobra especial relevancia ahora que las cosas no le salen tan bien. El nipón ha perdido dos puntos de magia, pero su trabajo en la presión, su permeabilidad ante los ajustes del entrenador y su perseverancia con el balón siguen convirtiéndole en pieza clave.

1- CONTROL CON EL ROMBO. Cuando la Real presiona arriba, su habitual 4-3-3 suele convertirse en un 4-4-2 con medular en rombo. El equipo orienta el mencionado rombo hacia el lado del balón y deja libre al lateral rival de la banda opuesta (Pedrosa), tal y como se aprecia en la imagen. De inicio, sin embargo, el Sevilla no buscó a ese hombre libre, sino que lanzó balones directos a sus extremos, bien vigilados por Aihen y Traoré. Gráfico: La pizarra del míster


2- LA MEJORÍA SEVILLISTA. Mejoró el Sevilla tras el descanso, buscando explotar precisamente la situación libre de sus laterales. El técnico Diego Alonso dio altura a Navas y a Pedrosa, centró algo la posición de los extremos Ocampos y Lukebakio, y comenzó así a meter a la Real en su campo. Badé y Ramos buscaban constantes diagonales (imagen) hacia el compañero sin marca en el carril opuesto. Los txuri-urdin encajaron el gol y vivieron sus peores minutos. Gráfico: La pizarra del míster


3- EFICAZ AJUSTE DE IMANOL. Coincidiendo con el cambio de Zakhkaryan por Barrene, el técnico modificó el dibujo que su equipo estaba utilizando para presionar. Del 4-4-2 con rombo se pasó a un 4-4-2 de medular en línea (imagen) con el que la Real tapó mejor las bandas (dos futbolistas permanentes en cada ala), aun a costa de que los pivotes quedaran en inferioridad dentro (dos contra tres en el círculo negro, ya con Turrientes por Merino). Gráfico: La pizarra del míster


source

About The Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *