Radiografía económica de un año brillante

0

El consejo de administración de la Real defenderá en la próxima junta de accionistas del 14 de diciembre un presupuesto récord que eleva la cifra neta de negocios por encima de los 150 millones de euros, frente a los 111 millones de la 2022/2023, y aspira a dejar un superávit de un millón de euros.

Más de 12.000 accionistas tienen a su disposición la documentación de unas cuentas históricas, con un volumen de ingresos récord, pero que registran un cambio reseñable gracias a la Champions League: la participación en la máxima competición continental, presupuestada en alrededor de 32 millones de euros, releva a la cantidad similar que en concepto de traspasos la entidad realista ha solido ingresar de media en los últimos años.

La fortaleza de los ingresos televisivos se mantiene en la propuesta de cuentas, aunque presenta algún síntoma de ralentización por una combinación de factores que en el último ejercicio mezcla que no se haya recuperado lo que facturaba la Liga por el denominado HoReCa (Hoteles, Restauración y Cafeterías), por el porcentaje de los derechos que se lleva el fondo inversor que ha abierto la vía de ingresos CVC (la Real ingresará 106 millones en el total de la operación; 24,8 millones esta próxima temporada) y por la devaluación de los derechos televisivos internacionales en China.

Como es habitual, la masa salarial del personal deportivo es la principal partida, por encima de los 91 millones de euros. No obstante, en lo que la Liga considera “límite salarial” también se incluyen otros conceptos como la amortización de los fichajes, por lo que pese a superar en total los 100 millones, la Real aún cuenta con margen hasta el último tope conocido de casi 125 millones fijado por la patronal.

En lo que se refiere al ejercicio que se cerró el 30 de junio, la Real ha conseguido un superávit de 5,7 millones de euros en el que la ganancia se ha visto mermada por los premios a repartir por la clasificación de Champions. Tres años después, este año ha sido el primero que no se ha visto influido por los efectos del covid, según reconoce el club en el informe de gestión, si bien explica cómo al fútbol aún le falta por recuperar parte de los millones de ingresos que aportaba la hostelería.

En el apartado Accionistas de la web de la Real está toda la información a disposición de los propietarios de la sociedad. Los principales documentos que se encuentran en dicha página son tres: el informe de auditoría elaborado por una empresa externa; el Estado de información no financiera (EINF) y, por último, el informe de gestión, redactado desde la propia Real y en el que muestra cómo se ve la entidad a sí misma y justifica algunos pasos que ha dado en los últimos doce meses o va a dar en los próximos, como las líneas principales del funcionamiento de Zubieta o por qué ha creado un departamento de Internacionalización.

El mejor ‘traspaso’, la Champions

Los últimos ejercicios han tenido la virtud de contar con traspasos no buscados de jugadores que han dotado al club de Anoeta de un aire que pocos tienen. El primer balón de oxígeno llegó con el ascenso a Primera y tres temporadas después, Carlo Ancelotti señaló a Asier Illarramendi como incorporación prioritaria para su Real Madrid. Dicho y hecho: la Real recibió 32,19 millones de euros como pago de su cláusula de rescisión.

No han sido los únicos: desde la salida de Antoine Griezmann la temporada siguiente y hasta la de Alexander Isak hace poco más de doce meses, la Real ha afrontado una serie de traspasos sin necesidad financiera acuciante–lo que le ha dado una mayor fuerza de negociación– y con merma deportiva relativa, si nos atenemos a la evolución general del proyecto.

Unas ventas medias que rondan los 30 millones por ejercicio y que si el objetivo con el ascenso a Primera era salir del proceso concursal, ahora han permitido remodelar Anoeta con menos estrés económico y menor repercusión deportiva que otros clubes (véase la austeridad autoimpuesta del Arsenal mientras sacaba adelante el Emirates).

La temporada actual, en cambio, no ha habido ningún traspaso sonado en Anoeta, pero volverán a entrar más de 30 millones extraordinarios contantes y sonantes: la Champions es el gran traspaso de esta temporada.

Europa, “criterio prudente”

Las áreas económicas de los clubes que acostumbran a jugar en Europa suelen tener un importante quebradero de cabeza a la hora de confeccionar los presupuestos en lo que se refiere a la competición continental. Habida cuenta de que parte de los ingresos van a depender del rendimiento deportivo obtenido en forma de puntos y clasificación a rondas, ¿qué estimación hacer?

En el caso de la Real, ha optado por un “criterio prudente”, como se afirma en el informe de gestión, y ha previsto unos ingresos de 31,9 millones de euros, una cifra que ronda el nada despreciable 20% del total de los ingresos.

A falta de dos partidos para cerrar la fase de grupos, la Real ya ha superado esa previsión de ingresos, y sin saber en cuánto se liquidará a final de temporada el market pool del mercado televisivo español, que el año pasado en la Europa League superó para la Real los cinco millones de euros.

Por el momento, solo participar en la liguilla de la antigua Copa de Europa le ha reportado a la Real 15,6 millones de euros, 400.000 euros más que su participación pasada en la Europa League, donde fue líder de grupo y cayó ante la Roma en octavos. 

Ya con el balón en el césped, la Real ha sido capaz de conseguir tres triunfos a razón de 2,8 millones de euros cada uno, y un empate en la jornada inaugural contra el Inter (930.000 euros). Estos resultados y los demás del grupo han clasificado al equipo de Imanol a octavos de la Champions, lo que se traduce en otra bonificación económica de 9,6 millones de euros, hasta hacer un total facturado de 34,57 millones de euros. A falta de los millones de la TV, la institución de Anoeta logra una desviación positiva de 2,6 millones en ingresos de la Champions.

Fichaje de Isak

Se trata de la mayor operación en la historia de la Real en cuanto a fichajes se refiere: el bombazo de la salida de Alexander Isak hace dos veranos dirección Newcastle. La operación, según la información oficial inicial, no se cierra en los 70 millones más cinco en variables más el 10% de una futura venta. Al menos en lo que a los dos primeros conceptos se refiere, la auditoría anota un desembolso de 64 millones, de los que la Real debe recibir aún 30 millones a razón de 10 por temporada, y otros seis por criterios variables que en la pasada temporada, recoge el informe, se ha cumplido uno de ellos.

Dos litigios: en el aire, 2,2 millones

La Real pleitea ahora mismo con dos frentes principales abiertos: uno, con el CD Maldonado que tenía los derechos de Willian José y el otro, con un exempleado que reclama cerca de medio millón de euros. El de las provisiones se trata de un apartado habitual en los informes de auditoría de cualquier empresa de cierto tamaño, que vive pleitos de todo tipo que pueden tener su traducción económica. En el pasado la Real tuvo otras pugnas con el Rubin de Kazan por Jonathas u otras causas pendientes como un cobro de 10 millones por derechos televisivos. Como a fecha de cierre del informe de auditoría se desconoce si caerán del lado de la empresa o en contra, se reseñan como en estos dos casos.

Willian José se lamenta de una ocasión fallada con el Betis E.P.


El más cuantioso es el de Willian José, por el que el CD Maldonado uruguayo, titular de los derechos como ya lo fue de los de Gerónimo Rulli (pese a que el argentino nunca jugó en tal club), reclama 1,7 millones a la Real. El conjunto sudamericano, que sopesa llevar el caso a la FIFA, lo exige como compensación del 30% de los derechos que considera que tenía sobre la cesión del exrealista al Betis, entre otros conceptos. En el informe de auditoría de la Real, sus asesores legales no estiman probable que la demanda prospere y la Real no provisiona esa cantidad por si acaso. 

El club ha tenido el mismo actuar con la demanda de un exempleado de la sociedad, con el que había un acto de conciliación a finales de octubre, ya que exige alrededor de medio millón de euros más intereses de demora.

Nueva clave del 80%-20%

Si las cuentas y los balances exigen cierta pericia en materia económico-financiera, el informe de gestión hace las delicias de cualquier aficionado de a pie, documento donde la propia Real explica parte de su visión del club, del fútbol y del negocio del deporte.

La piedra filosofal era, es y seguirá siendo Zubieta, donde la Real desarrolla el talento en torno a cinco fases: selección, entrenamiento, competición, evaluación y educación. El informe entra a fondo en todos ellos, pero ahora mismo resulta clave la puerta de entrada a Zubieta, sea a la base o a los primeros equipos masculino y femenino. 

Valga un dato: para consolidar el modelo de 80% de jugadores de Zubieta provenientes de Gipuzkoa y el 20% de fuera, la Real ha decidido extender su área de captación más allá de Iparralde, Nafarroa y La Rioja, como hasta ahora, con centros de captación en Salamanca y Las Palmas, otro en Suecia (Orgryte IS de Suecia); y hasta en Ghana.

El dato lo ofreció Jokin Aperribay en la presentación de Arsen Zakharyan y se desarrolla en el informe: la Real referenció la pasada temporada un total de 38.533 futbolistas, de los que hizo informe de 700, con seguimiento de 1.755 partidos. Además, 693 deportistas han participado en programas de tecnificación de Zubieta.

Departamento de Internacionalización

Una de las claves del fútbol actual es que hablamos de un negocio cada vez más internacional. No solo porque la Liga la puedan seguir en la gran mayoría de países del mundo, sino que clubes y compañías inversoras están cruzando intereses aquí y allá, con compra de clubes extranjeros, convenios de todo tipo o relaciones de distinto carácter. La Real, presente en la persona de Jokin Aperribay en la dirección de la Asociación de Clubes Europeos, es buena conocedora de esas corrientes y ha decidido trazar su propia estrategia de internacionalización.

Como respuesta a distintos agentes del fútbol y educativos que han acudido a Anoeta y Zubieta en busca de colaboraciones, el club ha decidido crear un departamento de Internacionalización para convertir en una línea de negocio ese interés que el extranjero muestra en la Real y su forma de tratar el talento joven.

Take Kubo, durante un partido reciente con la selección japonesa. N.G.


En los primeros pasos, el club ha trazado tres áreas geográficas prioritarias que cualquiera que siga de cerca los pasos de la Real deducirá: Escandinavia, donde el club cuenta desde hace cinco años con un acuerdo estable con el Orgryte IS sueco; Estados Unidos y el Japón de Take Kubo y Yasuda, con quien la alianza suscrita va más allá del patrocinio.

La internacionalización se empieza a concretar en una docena de proyectos que van desde la consultoría deportiva con el Tokushima Vortis; la visita y estancias formativas de entrenadores, y campus internacionales.

Manda TikTok

En un tiempo en el que las redes sociales pesan cada vez más–sin que el mundo sea más social–, la Real ha conseguido que todos los seguidores que acumula en la red pasen de cuatro millones hasta los 10,3 millones, un 157% más en doce meses si analizamos todas las cuentas de todas las plataformas.

Tres datos ilustran la estrategia que esconde la vorágine del día a día que recibe cualquier aficionado: el club aprovechó la llegada de Take Kubo para estrenar cuenta de Twitter en japonés, y hoy ya se sitúa entre los diez clubes europeos con más seguidores en la Tierra del Sol Naciente; la Real estrenó en julio cuenta de Twitter en árabe, con algunos contenidos propios para este perfil; y por último, el contenido audiovisual es el rey de unas redes en las que de los 420 millones de visualizaciones que han logrado los vídeos de la Real, 278 millones han sido en TikTok.

Aficionados de la Real Sociedad, durante un partido en Anoeta esta temporada. Ruben Plaza


“Cede tu asiento”

Otro de los aspectos que recoge el informe es que la Real tiene casi 38.000 abonados, con una lista de espera de 3.280 personas. En este contexto, la cesión del carné en determinados partidos donde se cuelga el cartel de “no hay entradas” adquiere una vital importancia para que el equipo logre más apoyo y Anoeta presente un mejor aspecto.

En los 23 partidos del año pasado en Anoeta, el club ha conseguido vender cerca de 500 asientos por choque de los recibidos de los abonados. En total han sido 11.998 entradas, que han generado un total 374.000 euros. Un dinero del que 181.000 euros han ido a parar a los abonados que han visto vendido su asiento cedido.

source

About The Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *