La Real Sociedad obtuvo la clasificación para la Champions League el 28 de mayo, hace más de tres meses. Desde entonces y hasta hoy mismo, se ha preguntado a los futbolistas txuri-urdin por activa y por pasiva, con motivo de diversas entrevistas, si el máximo torneo europeo no podía despistar con sus posteriores resacas, al regresar al “pan y mantequilla” de la Liga. Y la respuesta estándar de los jugadores ha venido a ser la siguiente: “No, no nos distraeremos. Y además, si lo hacemos, ahí estará Imanol para ponernos las pilas”. Pues bien, a las primeras de cambio, con el Getafe ya en el horizonte tras el estreno continental frente al Inter, el entrenador ha asegurado que el encuentro contra los azulones es más importante que el del miércoles ante los italianos. Ahí queda eso.


Imanol encaró el viernes la rueda de prensa con la frase bien aprendida. “Nuestro auténtico partido de Champions es el de este domingo”. Y lo repitió varias veces. Se desconoce si su mensaje respondió a una hipotética relajación en el vestuario. Él dijo que no, que los futbolistas están mentalizados. Así que quizás las palabras del oriotarra tuvieran como objetivo generar en Anoeta un ambiente similar al del debut continental. En cualquier caso, más allá de proclamas y de frases llamativas, tuvo mucha razón el míster al evocar la importancia de este duelo en clave de futuro. “Si queremos jugar la Champions de nuevo el año que viene, tenemos que ganar los partidos así”.

Sumar únicamente seis puntos de quince posibles en el arranque liguero no significa ningún drama, menos aún habiendo pasado por el Bernabéu, pero toca convenir también en que no hablamos de cifras suficientes para figurar en la pomada europea. A estas alturas del curso la clasificación no dice gran cosa, siempre y cuando, claro, no quedes descolgado de tu lucha. Y esto es precisamente lo que quieren evitar hoy Imanol y los suyos, ganando al Getafe a partir de una convocatoria con la positiva novedad de André Silva. El portugués debuta en una citación, apto solo para echar una mano en los minutos finales, y además vuelve a la lista respecto al partido de Champions Carlos Fernández, sancionado en Europa. Pablo Marín, del Sanse, completa la lista de altas, mientras caen Arsen Zakharyan (por enfermedad) y el tercer meta Gaizka Ayesa. Imanol Alguacil solo convoca a dos porteros.

Pocos cambios

La plantilla txuri-urdin ha dispuesto de cuatro días entre partido y partido para descansar, sin mediar viajes además. Así, no parece muy probable que el once realista vaya a presentar muchos cambios. Tierney y Barrenetxea, los primeros sustituidos contra el Inter, podrían recibir una tregua inicial por parte del técnico, quien por lo demás alinearía al resto del once de gala. Entrarían en el mismo Aihen y quizás el mismo Carlos Fernández (o Sadiq), desplazando a Oyarzabal a la izquierda. A todo ello, eso sí, hay que ponerle un asterisco, porque la convocatoria de ayer incluyó a 24 jugadores con solo dos porteros, señal de que hay algún integrante de la misma cuyo concurso aún es dudoso.

El Getafe, por su parte, aterriza en Donostia después de completar un buen arranque, sumando siete puntos tras la victoria del pasado domingo contra Osasuna. Los azulones conservan las señas de identidad con las que, a los mandos de Bordalás, tan buen rendimiento han ofrecido. Pero este último verano se han dotado también de herramientas que les convierten en una escuadra más versátil, capaz de variar registros y de practicar un fútbol más asociativo. Enes Unal y Luis Milla, lesionados, se quedaron ayer en casa, mientras el ex realista Diego Rico apunta a titular en el lateral zurdo.

source

About The Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *