En la quinta participación en la máxima competición del Viejo Continente desde que debutó en 1981 contra el CSKA de Sofía (1-0 en Bulgaria y 0-0 en Donostia), el equipo guipuzcoano ha tenido que sufrir para conseguir cada victoria.

Así, ganar la segunda Liga le permitió al equipo de Alberto Ormaetxea repetir en la Copa de Europa y, así, poder estrenarse con un triunfo contra el Vikingur islandés en dieciseisavos de una competición que se jugaba desde el principio a eliminatorias de ida y vuelta. Un rechace que aprovechó Jesús Mari Satrustegui en el minuto 15 permitió a la Real llevarse el triunfo el 15 de septiembre de 1982.

Quince días más tarde, el equipo realista volvió a derrotar al islandés, en esta ocasión, por 3-2. Fue un inicio de partido frenético en Atotxa, ya que al gol visitante del minuto 2 respondió Uralde segundos después. El propio Uralde y Satrustegui ampliaron la ventaja al 3-1 sin que peligrara ya la eliminatoria, djeando en anécdota el segundo gol visitante.

En la ronda de octavos la Real quedó emparejada con uno de los míticos del fútbol europeo, el Celtic de Glasgow, que cayó en Anoeta en la ida 2-0, gracias a los goles de Satrustegui (minuto 75) y Uralde (min. 79), tal y como recoge la base de datos de Atotxa.org. Era la tercera victoria realista en la Copa de Europa, hasta que tras perder en Glasgow 2-1, logró pasar a cuartos.

Esperaba el Sporting de Lisboa, que también perdió en Anoeta: otro 2-0 que en este caso sirvió para voltear el 1-0 de la capital portuguesa. Marzo de 1983 Donostia fue escenario de una de las grandes noches europeas, ya que primero Larrañaga de falta directa al borde del descanso y Jose Mari Bakero en el minuto 68 certificaban el pase a unas semifinales que se llevaría el Hamburgo.

La parroquia realista tuvo que esperar 20 años para volver a ver a la Real en la Copa de Europa convertida en UEFA Champions League… y también para disfrutar de su equipo ganando partidos en ella. No hizo falta demorar mucho ,ya que en la primera jornada de la fase de grupos, un gol de penalti de Darko Kovacevic permitió a los de Raynald Denoueix deshaerse de un correoso Olympiacos.

Esa misma temporada, apenas semanas después a finales de 2003, un gran partido de los realistas en Estambul contra el Galatasaray permitió sumar seis puntos de seis en el arranque de la liguilla. El propio Kovacevic nada más empezar el partido y Xabi Alonso, a la salida de un córner cuando faltaban 20 minutos para acabar, dieron la que era la sexta y hasta este martes última victoria de la Real en Copa de Europa. Ni en los cuatro partidos de grupo que quedaban ni en la eliminatoria contra el Olympique de Lyon la Real pudo sumar ninguna victoria más.

Tras un paso aciago por la fase de grupos de 2013, a la que accedió con dos triunfos en la previa contra el Olympique de Lyon, ha tenido que ser en Salzburgo ante el Red Bull donde el equipo ahora entrenado por Imanol se lleve por primera vez en 20 años, los tres puntos de un choque en la Champions y, además, de una forma extraordinaria que confirma la gran puesta en escena del partido inaugural contra el Inter en Anoeta. Donde a punto estuvo de caer ese séptimo triunfo.

source

About The Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *