“Siempre es un orgullo ser presidente de la Real, pero hace 15 años también era un marrón”

0

Jokin Aperribay reconoce que el club ha vuelto a ocupar su plaza como referente del fútbol español, afirma que está con más ganas que nunca de seguir muchos años como presidente y destaca en el arranque de la entrevista que lo que más le gusta es ver a la gente disfrutar en Anoeta: “Es el pulmón de la afición”.

32 meses sin dar una entrevista a NOTICIAS DE GIPUZKOA…

No sé si eso es bueno o malo, porque significa que cuanto mejor va, menos entrevistas se le piden al presidente; entonces, será bueno…

Eso piensan ustedes, pero no es verdad. Ha cumplido 15 años de presidente, ya empieza a ser toda una vida.

Es mucho, yo creo que ha sido buen tiempo. 15 años ya…

Le llegan a decir allí, cuando aceptó asumir la presidencia y no se lo cree.

Sí, en aquel momento era impensable. Estábamos en momento de mucha confusión y ahora tampoco pienso demasiado en los plazos. En aquel momento era impensable, y ahora es el trabajo del día a día, la planificación, ver, mirar, intentar tratar saber cuál es la misión, cuáles son los retos de la Real y mirarlos, afrontarlos.

A día de hoy ser presidente de la Real es la bomba, pero en aquel momento era un ‘marrón’.

Sí, era un marrón. No te voy a esconder que era un marrón y lo sabes, pero creo que también ser presidente de la Real es un orgullo y la Real Sociedad como institución tiene muchísima fuerza.

Su padre ha sido un hombre importante en la Real, ¿qué papel jugó en su decisión?

Mi padre fue vicepresidente. Es una persona que cuando vas a tomar una decisión, te ayuda con el contexto y se mantiene al margen de la decisión. Hablamos de ello, me dijo que me lo pensase bien, que él había tenido años bonitos en la Real Sociedad y que conocía perfectamente lo que podía ser la Real en cuanto a trabajo. Que lo pensara bien…

Recuerdo la Junta de su entrada, no habrá pasado tanto miedo en tu vida…

No sé si la palabra fue miedo… Era tensión, desconcierto tampoco… hace 15 años ya…

La sensación era impresionante, yo recuerdo el ruido sobre todo.

Sí, yo me acuerdo de la protección de los periodistas y fotógrafos… Los fotógrafos con el personal de la Real hicieron una barrera delante de nosotros, me acuerdo perfectamente que se pusieron delante y atrás para que la gente no se pudiese acercar más… Fueron momentos de tensión, que duraron un rato…

¿Y qué recuerda de su llegada a casa? Momentos de mucha emoción y de venirse abajo…

Recuerdo a mi mujer tranquilizándome. Cuando llegué, mis hijos viendo la televisión, habían pasado mucha tensión en casa y estaban esperando. Llegué tarde, me acompañó la Ertzaintza hasta casa y mi bajada de tensión se produjo estando en casa, relajándome. Yo no llegué a casa con tensión, llorando y tal, no. Fue en casa cuando tuve una especie de bajada de tensión, una descompresión por todo lo que pasó.

Nos conocimos en la sala de prensa de Anoeta justo al acabar, ¿recuerda lo primero que me dijo?

No me acuerdo en este momento de lo que te dije… ¿tú te acuerdas?

“Me tienes que ayudar, Mikel, me tienes que ayudar”.

Yo creo que esto era una cuestión de todos y los medios de comunicación tenéis muchísima importancia en lo que es la Real Sociedad. No solamente en la imagen, sino en la construcción de la Real Sociedad, tenéis muchísima importancia. La Real es una grandísima institución, que la constituimos entre todos y vosotros tenéis muchísima importancia. Lo digo ahora, creo que no os lo he dicho muchas veces, internamente lo digo muchísimo.

¿Le molesta que lo califiquen como un ‘golpe de estado’ y que dijeran que el consejo era un grupo muy improvisado?

No fue un grupo improvisado, por lo menos no en el núcleo del grupo. Cuando tú vas a continuar con la identidad de la institución, no era un golpe de estado. Lo que nosotros pretendíamos era continuar siendo lo que somos y que la Real pudiese crecer desde su identidad, respetando la identidad. Por lo tanto, cuando intentas cambiar la identidad de las instituciones tan profundas como la Real Sociedad es lo que sería un golpe de estado. Lo que nosotros pretendíamos era recuperar la identidad de siempre y crecer desde ahí.

El presidente de la Real Sociedad, Jokin Aperribay, durante la entrevista en su despacho de Anoeta. Ruben Plaza


Su primer gran paso fue lograr que le ayudaran los poderes fácticos del territorio.

La Real representa a su territorio y a las personas de Gipuzkoa, tenemos muy claro eso y todos, la Real la hacemos entre todos. No puedes enfrentarte a las personas sino construir con muchas personas que representan, a su vez mediante las elecciones, a los ciudadanos. Yo me he encontrado con grandísimas personas, con grandísimos políticos y todos me han escuchado y de todos hemos aprendido. Tengo un gran concepto de los políticos en general y de las personas que hemos tenido que tratar.

Su mandato se diferencia en varias épocas de gestión. Al principio, gestionar deuda.

Teníamos concurso de acreedores, con más de -40 millones de euros de fondos propios. En rueda de prensa, cuando hasta entonces nunca había hablado en rueda de prensa, comenté que teníamos que hablar de economía. Los primeros meses fue hablar todo de economía, todo de números, de diferentes hipótesis, trabajar mucho con los administradores concursales, con un equipo en el que trajimos a Iñaki Uzkudun, Iñaki Martínez, y desde ahí trabajamos mucho en la primera fase de la Real.

¿Es de la fase de la que más orgulloso se siente como presidente?

No, ni más orgulloso ni más cómodo. Lo que hicimos fue poner a personas muy concretas y formar una muy buena relación con los administradores concursales para intentar que las decisiones que tomáramos fueran eficientes y buenas para la Real. Sabíamos que teníamos un gran problema con eso y creo que lo hicimos bien.

Usted se considera un presidente muy bueno en economía, ¿cuál es su punto fuerte? ¿O se siente ya un todoterreno?

No me suelo autoevaluar… Te lo digo en serio, no me suelo autoevaluar.

De ser un club en ruinas, a convertirlo en un club referente.

El club está muy bien y es un referente que creo que puede ser referencia en el fútbol español y es donde tenía que estar la Real. Entendiendo que debemos tener ciclos, con buenos y peores momentos… Quizá, en los momentos peores no tenemos que ser tan dramáticos y ahondar tanto, tanto, tanto ahí e intentar volver a la senda de lo que es la Real. Nos encontramos en un buen momento.

«Debemos tener ciclos, con buenos y peores momentos… Quizá, en los momentos peores no tenemos que ser tan dramáticos»

Imanol suele decir que su gran secreto es que cuenta con unos jugadores buenísimos. ¿Cuál es el gran secreto de su consejo o del éxito de Aperribay?

El gran secreto de nuestro consejo ha sido el reconocimiento clarísimo de la institución por delante de cualquier individualidad. El reconocimiento del respeto hacia la Real Sociedad y tomar decisiones para la mejora del club. En la Real hay trabajadores que son muy buenos, tanto en el aspecto deportivo como en aspecto de negocio, y también hay muchas personas que reconocen y conocen lo que representan y entregan lo mejor de sí mismos. Me parece que es el trabajo de muchísimas personas.

¿Se ha quedado alguna promesa por cumplir?

No sé si he prometido muchas. Lo que he intentado es no esconder los retos: si hemos pensado que teníamos que estar en Europa de forma recurrente, lo decimos. Si pensamos que el campo era el mejor fichaje que teníamos, decirlo. Pensar en el reto que tenemos que alcanzar todos juntos y ponerlo con todos, incluso con los medios de comunicación. Sinceramente, sin los medios de comunicación, la Real no puede alcanzar los retos que quiere alcanzar.

Tras las primeras tres partes de la entrevista con Jokin Aperribay, NOTICIAS DE GIPUZKOA publicará las dos últimas en su edición de este 1 de enero. En ellas, el presidente realista abordará la situación de nombres propios como Take Kubo, Mikel Merino, Martin Zubimendi, Imanol, Roberto Olabe y Xabi Alonso, entre otros.

source

About The Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *