Una lata de Red Bull 'light': la repetición del Real Sociedad – Salzburgo (Champions League)

0

El pasado martes 3 de octubre, la Real Sociedad aterrizó en Austria, compró una lata de Red Bull y se dispuso a beberla, o a intentarlo al menos, porque la empresa podía ser complicada… Remiro y la defensa, jugando el balón desde atrás, agitaron el recipiente antes de abrirlo, provocando que salieran burbujas por todas partes. La población local asistió después atónita al modo en que Zubimendi y sobre todo Brais y Merino controlaron aquello: un pequeño sorbo por aquí, un trago por allá… Finalmente, nuestros dos interiores entregaron a sus compañeros de ataque el refresco, manso ya, para que se lo pimplaran en cuestión de minutos. El tentempié con nombre de toro tenía fama de intenso, de duro, de muy fuerte para estómagos delicados. Pero la expedición guipuzcoana regresó como si nada a casa, aquella misma noche. Ni ardores, ni insomnios, ni hinchazones. Todo en orden, lo cual no restaba mérito alguno al partidazo completado.

Casi dos meses después, el Salzburgo se plantó este miércoles en Donostia para, sobre el papel, plantear a la Real un reto similar. Los txuri-urdin ya habían domado la lata de la primera vuelta y se aprestaban a hacer lo propio con la de la segunda, pero se encontraron de repente con que el entrenador Gerhard Struber trajo desde Austria una bebida muy distinta: Red Bull light. Ni burbujas al menear el envase desde nuestro portero. Ni azúcar a la hora de presionar, con los austríacos dejando hacer. Pero Red Bull al fin y al cabo, tal y como acreditaban los visitantes en cuanto robaban y exhibían su genuino sabor a verticalidad. Al conjunto de Imanol se le presentó así una tarea más quirúrgica que trepidante, lo que derivó en un encuentro quizás más aburrido para el espectador. Aun así, con menores dosis de cafeína en el ambiente, pienso que los blanquiazules aprobaron semejante examen, y que sólo les faltó un poco de acierto para conseguir una nota superior.

Una victoria habría significado lo ideal, pero podemos felicitarnos de que todo saliera bien. A la Real sigue valiéndole el empate en Milán para ser primera de grupo (en esta quinta jornada no podía aspirar a más). Imanol reservó a varios titulares habituales. Y afortunadamente nadie cayó lesionado. Las decisiones hay que tomarlas antes de los partidos, no después, y cualquiera que adoptara el míster ante el Salzburgo implicaba sus riesgos, en un sentido o en otro. Si el Benfica-Inter llega a terminar 3-4, se le habría censurado al oriotarra haber guardado a tantos jugadores. Mientras, si lo de Da Luz llega a terminar 3-0 y Martin Zubimendi llega a sufrir un esguince de tobillo en Anoeta, se le criticaría al entrenador no haber sentado también a su pivote de cabecera. Fútbol…

1- LA SANGRÍA DE AUSTRIA. El Salzburgo casi siempre había jugado con su 4-4-2 en rombo. Y siempre había sido muy agresivo en la presión, como en el partido ante la Real en la primera vuelta (imagen). Tirando de una sobresaliente precisión técnica, sin embargo, los txuri-urdin se las arreglaron en Austria para superar a los locales jugando el balón y conectando con Merino y Brais a través de las puertas que el rival podía dejar abiertas.


2- UNA IMAGEN VALE MÁS QUE MIL PALABRAS. Esta instantánea replica la anterior, pero en formato captura de pantalla. Aihen recibe retrasado, atrae así la presión del interior derecho (Bidstrup) y conecta luego con Mikel Merino, quien se escora a banda para recibir el balón sin que nadie le persiga. El pivote del Salzburgo (fuera de la imagen), condicionado también por la presencia en su zona de Brais Méndez, no se atreve a caer fuera con el navarro.


3- UNA ‘JAULA’ PARA ANOETA. Sorprendió el Salzburgo en Donostia. Repitió el dibujo que empleó contra el Inter (4-2-3-1), pero a la hora de presionar a la Real se mostró mucho más precavido. El técnico Struber diseñó una jaula de cinco hombres (imagen) para impedir el juego interior local, incluido un doble pivote para controlar a Brais y Merino (jugó Turrientes). Las soluciones estaban fuera, con los laterales o con diagonales al extremo.


source

About The Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *