El Benfica ha limitado la venta de entradas para el partido de la Real en Lisboa a aquellas personas que ya tenían el carné de simpatizante del club lisboeta este miércoles, 4 de octubre. El club luso responde así a la vía que algunos de los 2.200 aficionados realistas que se habían quedado sin entrada tras el sorteo de 2.850 entradas que ha llevado a cabo el club donostiarra este miércoles.

Algunos hinchas han explicado durante la jornada del jueves en X, la antigua Twitter, qué han hecho para conseguir una entrada lo más cerca posible de donde el Benfica coloca a las aficiones visitantes: hacerse «socio» del Benfica, que es una categoría de simpatizante similar al RS Fan, y con ese registro, comprar la entrada para la tercera jornada de la Champions League.

Como los equipos de la Premier League inglesa, entre otros, para comprar entrada hay que ser socio o simpatizante de la entidad. Solo así se puede lograr completar un proceso de compra. Darse de alta en el Benfica cuesta 20 euros, a los que habría que sumar los 30 euros posteriores. En total, la operación saldría 10 euros más cara que las entradas enviadas por el Benfica a la Real.

Al menos hasta que el Benfica ha cortado la opción. Ha sido a media tarde del jueves, cuando algunos aficionados realistas que también querían seguir el mismo camino, se han encontrado con que para adquirir una entrada había que haberse dado de alta antes del 4 de octubre y comprarla después en uno de los locales físicos del Benfica en la capital lisboeta.

Por el momento, el Benfica no ha comunicado qué ocurrirá con las entradas ya vendidas durante este jueves.

Demanda por encima de lo esperado

Conocido el sorteo de la Champions, la Real conocía qué aforos podría gestionar en sus partidos a domicilio. Al primero, que además era un conocido reciente como Salzburgo, hace cinco años ya fueron más de 1.000 personas, por lo que entre esa circunstancia y de que era nada más arrancar octubre, con las vacaciones de verano recientes, era de esperar un desplazamiento algo menos numeroso (al final superaron las 500 personas).

A partir de ahí, Lisboa y Milán han centrado los ojos de la afición realista. Para el estadio lisboeta, el club donostiarra disponía de 3.250 entradas, de las que 300 se ha quedado para los viajes organizados por Halcón (avión y autobús) y otros 100 para las peñas. La altísima demanda (más de 5.000 solicitudes válidas) ha sorprendido en el seno realista, que a diferencia de otros desplazamientos masivos como Manchester, cuando el United envió más papel del exigido por la UEFA, no recibirá más entradas. En su debut esta temporada, casi 61.000 personas se dieron cita en un estadio que da cabida a 65.000 espectadores.

Conviene tener en cuenta que en el caso de que los asientos no ocupados fueran de un sector completo próximo al visitante, el club local podría sopesar cederlo al visitante, pero no es el caso, habiendo quedado libres localidades por todas las tribunas del estadio lisboeta.

En el caso del choque de la última jornada contra el Inter, en el que lo más probable es que con el triunfo de Austria la Real tendrá algo en juego (octavos de Champions o Europa League), el club de Anoeta contará con 4.000 asientos en uno de los coliseos europeos del fútbol como es San Siro.






8

Estos son los estadios del grupo D, en el de la Real Sociedad

source

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *